julio 4, 2014 § Deja un comentario

piedras
piedras2
piedras3

julio 1, 2014 § Deja un comentario

fanzineIsa2A lo largo de períodos enteros de la civilización, el arte parece estar totalmente integrado en su sociedad.
El arte egipcio, griego y gótico son ejemplos familiares; Bach y Mozart son generalmente citados también como testimonios del lado «positivo» del arte. El lugar de la obra de arte en una cultura pretecnológica y bidimensional es muy diferente del que tiene en una civilización unidimensional, pero la alienación caracteriza tanto al arte positivo como al negativo.
La distinción decisiva no es la psicológica, entre el arte creado en medio del placer y el arte creado en medio del dolor, entre la cordura y la neurosis, sino la que distingue entre la realidad artística y la social. La ruptura con la segunda, la trasgresión mágica o racional, es una cualidad esencial incluso del arte más positivo; está enajenado también del mismo público al que se dirige. Por cercanos y familiares que fuesen el templo o la catedral para la gente que vivía alrededor de ellos, permanecían en aterrador y elevador contraste con la vida diaria del esclavo, del campesino y el artesano —y quizá incluso con la de sus señores.
Ritualizado o no, el arte contiene la racionalidad de la negación. En sus posiciones más avanzadas es el Gran Rechazo; la protesta contra aquello que es. Los modos en que el hombre y las cosas se hacen aparecer, cantar, sonar y hablar, son modos de refutar, rompiendo y recreando su existencia de hecho. Pero estos modos de negación pagan tributo a la sociedad antagonista a la que están ligados. Separados de la esfera del trabajo donde la sociedad se reproduce a sí misma y a su miseria, el mundo del arte que crean permanece, con toda su verdad, como un privilegio y una ilusión.
En esta forma se continúa, a pesar de toda la democratización y la popularización, a través del siglo XIX y dentro del xx. La «alta cultura» en la que esta alienación se celebra tiene sus propios ritos y su propio estilo.

El salón, el concierto, la ópera, el teatro están diseñados para crear e invocar otra dimensión de la realidad. Asistir a ellos es como hacerlo a una fiesta; cortan y trascienden la experiencia cotidiana.
Ahora esta ruptura esencial entre las artes y el orden del día, que permanecía abierta en la alienación artística, está siendo progresivamente cerrada por la sociedad tecnológica avanzada. Y al cerrarse, el Gran Rechazo es rechazado a su vez; la «otra dimensión» es absorbida por el estado de cosas dominante. Las obras de la alienación son incorporadas dentro de esta sociedad y circulan como uña y carne del equipo que adorna y psicoanaliza el estado de cosas dominante. Así se hacen comerciales: venden, confortan o excitan.

H. Marcuse.

Gropo Gropo 2014

junio 18, 2014 § Deja un comentario

la foto(8)Este viernes, día 20, comienza el Gropo Gropo, una nueva edición del maravilloso festival de autoedición que se celebra en el Liceo Mutante.
Nati y yo estaremos presentando el número 4 de nuestro fanzine, Fase Lunar.
la foto 1(3)
                                        (Nati en la imprenta)

También he he hecho la portada para este disco de Aborigen… un honor. Aborigen tocará el sábado junto a YESE WESE… <3
la foto 2(3)
Y colaboro con un collage en el fanzine de La Seara. Algún día hablaré largo y tendido de La Seara por aquí… <3
En el Gropo Gropo participa multitud de gente flipante; este año me hace mucha ilusión la presencia de Ajo y Antón… Ajo con un fanzine especial para la ocasión y Antón se trae sus maravillas… como estas últimas:
crudos
Y aquí os dejo con un retrato que nos hizo una chica llamada Laura, tras ver a Aries y Piscis en un concierto en Oviedo… qué lindo! Mi gracias.
ariespiscis

junio 5, 2014 § 1 comentario

la foto 4
la foto 3

khol

Autobombing

mayo 25, 2014 § Deja un comentario

Después de tantos meses de curro y, luego, ensayos… Leer cosas así, da mucha fuerza y alegría.

“El concierto de Aries es una cosa elevada y asombrosa, especialmente para un boina como quien les habla. Todos esos botones, todas esas luces, todos los jacks enchufados a todas las entradas de jack, y luego se materializa entre nosotros un concierto de magnífica psicodelia pop bien entendida. Si tiene algún sentido modernizar el pop, es así: con sublimes metas compositivas, pero canjeando las herramientas, sorteando los lugares comunes. Ningún conoisseur/coleccionista de psych llamaría a esto psych; no contiene ninguno de los significantes históricos; pero indudablemente LO ES. Pura psicodelia moderna, sin pajas o freakouts soporíferos, a la inglesa, en formato single y contemporizada con samples, ritmos, destellos.
(…)

Aries tiene hits, ella tiene hits, y mientras va tocando todas las canciones que me chiflan (“Visiones”, “Luz dorada”, “Los dos”, “Dilo mañana”…) un juego de luces estroboscópico y caleidoscópico colorea la gran pantalla del escenario. Les sorprenderá saber que tamaño pasote visual (sí, he dicho pasote, y tengo que reprimirme para no añadir a voces alguna exclamación grifota 1968 al estilo Freak Brothers: ¡Cómo enrolla este flipe, chonis!) lo realiza en directo una amiga de Isabel allí mismo, a la izquierda, sobre el escenario. Lanzando sustancias varias sobre un plato de discos giratorio. Cómo explicarlo: la cosa es tan alucinante (provoca alucinaciones) que de repente estamos casi ignorando a la artista principal, unos cuantos babiecas boquiabiertos (y ya algo ebrios, si quieren que les diga la verdad) con los ojos fijos en la manufactura de psicodelias. BUAH. Far out. ¿Las caras que exhibimos? Son exactamente las mismas que las de Lance, el surfero de Apocalypse now, cuando se casca el primer tripi. La puta de oros: veo colores. Veo visiones. La artista en cuestión se llama Natalia Umpiérrez, y (voy a soltar otro cuelgue jipiota en breve) lo cierto es que consigue hacer VOLAR NUESTRAS MENTES.” Crónica completa aquí.
Más críticas aquí.

La semana que viene estaremos tocando, el miércoles y el jueves, en el Primavera Sound… nos vemos allí! ariesBilbaomami

mayo 10, 2014 § 2 comentarios

Lo que viene a continuación me lo pidieron para la revista NumeroCero. Me parece bonito, así que lo comparto aquí:
Mis 5 personajes favoritos de ficción

Hans Castorp
Protagonista de “La Montaña Mágica” de Thomas Mann. Según el autor, Hans Castorp es una especie de “buscador del Santo Grial”, un joven  ansioso por comprender y conocer  atrapado en el espacio y tiempo, en un sanatorio en las montañas. Sobre él se vierten algunas de las grandes preguntas de la Humanidad… Sus dudas, sus sentimientos y percepciones me hicieron quererle mucho.

Indiana Jones
Desde pequeña mi sueño era ser él, siempre he querido ser él: ser profe, arqueóloga y aventurera. Es experto en culturas antiguas, habla multitud de idiomas y dialectos, maneja el látigo y los puños y siempre es elegante y educado.

indiana

El gato Popota de El “Maestro y Margarita” de Bulgakov.
Es un gato demonio, un gato parlante, faltón, vacilón y buen ajedrecista. Va sembrando el caos y el Mal allí dónde va.


Niña que fuma 
en pipa en “Como un guante de seda forjado en hierro” de Daniel Clowes.
Esta niña es escritora. Escribe siempre junto a su ventana, mientras fuma su pipa.
Hay muchos personajes de Daniel Clowes que me enamoran pero ella tiene un no sé qué... Podría mirar esta viñeta horas.

Maude, de la película “Harold y Maude” de Hal Hasby
Maude es una mujer de 79 años llena de vida, sabiduría y diversión. Es un espíritu libre que celebra cada minuto. Se ríe de todo pero sabe muy bien qué cosas uno debe tomarse en serio.
maude

Max Weber

mayo 10, 2014 § 1 comentario

cropped-la-foto-1.jpg
Quebrantar la fuerza de la magia e impregnar la vida con el racionalismo sólo ha sido posible en todos los tiempos por un procedimiento: el de las grandes profecías racionales. Sin embargo, no toda profecía destruye el conjuro de la magia; es posible, no obstante, que un profeta, acreditado por el milagro y otros medios, quebrante las normas sagradas y tradicionales. Las profecías han roto el encanto mágico del mundo creando el fundamento para nuestra ciencia moderna, para la técnica y el capitalismo. En China faltan semejantes profecías. Cuando se encuentran, proceden del exterior, como ocurre con Lao-tsé y el taoísmo; en cambio, la India conoce una religión redentora. Existían, sin embargo, profecías ejemplares; el profeta típicamente indio, Buda por ejemplo, vive ciertamente la vida que conduce a la redención, pero no se considera como un enviado de Dios, sino como un ser que libremente desea su salvación. También puede renunciarse a la salvación, ya que no todos pueden, después de la muerte, penetrar en el nirvana, y sólo los filósofos en sentido estricto son capaces, por la aversión que este mundo les causa, de desaparecer de la vida en un acto de estoica decisión. La consecuencia fue que la profecía de la India sólo tuvo importancia directa para las clases intelectuales. Sus elementos integrantes fueron habitantes de las selvas y monjes menesterosos. Para la masa, la iniciación de una secta budista significó algo completamente distinto: concretamente, la posibilidad del culto a los santos. Este culto existió para unos santos tenidos por milagrosos, a los cuales se alimentaba bien, para que dieran en cambio garantía de una mejor reencarnación o concedieran riquezas, larga vida y cosas semejantes, es decir, bienes de este mundo. Así el budismo, en su forma pura, quedó limitado a una tenue capa monacal. El profano no encontró ninguna instrucción ética conforme a la cual pudiese orientar su vida; el budismo poseía ciertamente un decálogo, pero, a diferencia del judío, no contenía normas obligatorias, sino sólo recomendaciones. El acto más importante fue y siguió siendo el sustento físico de los monjes. Una religiosidad de este tipo nunca podía estar en condiciones de eliminar la magia, sino de sustituirla, a lo sumo, por otra.cropped-la-foto-1-2.jpg

En contraste con la religión ascética redentora de la India y su falta de eficacia sobre las masas, se hallan el judaísmo y el cristianismo, que desde el principio fueron religiones de plebeyos, y siguieron siéndolo, a través de los tiempos, por propia voluntad. La lucha de la Iglesia antigua contra los gnósticos no fue otra cosa sino la lucha contra la aristocracia de los intelectuales, tal como la conocen todas las religiones asiáticas, para impedir que se apoderasen de la dirección de la Iglesia. Esta lucha fue decisiva para el efecto de masas del cristianismo y a la vez para que la magia fuera desterrada en lo posible del corazón de las masas. Ciertamente, no fue posible superarla del todo hasta fechas muy cercanas a nosotros; pero fue relegada hasta la cohibición de algo antidivino y diabólico. El germen de esta posición opuesta a la magia lo encontramos ya en la ética del judaísmo primitivo. Guarda ciertos puntos de contacto con la ideología recogida en las colecciones de sentencias de los llamados textos proféticos de los egipcios. Pero las más razonables prescripciones de la época egipcia resultaban vanas cuando se consideraba suficiente colocar un escarabajo en la región cordial del muerto para que este pudiera engañar fácilmente al juez de los difuntos, pasando por alto los pecados cometidos, y hallando así más fácil acceso al paraíso. La ética judía no conoce semejantes subterfugios sofísticos, y lo mismo ocurre con el cristianismo. La comunión ha sublimado la magia hasta la categoría de sacramento, pero no ha procurado a sus creyentes ciertos medios y recursos que les permitan soslayar el juicio final, como ocurre con la religión egipcia. Si se quiere estudiar en resumen la influencia de una religión sobre la vida, precisa distinguir entre su teoría oficial y aquel tipo de conducta efectiva que, en realidad, y acaso contra su voluntad propia, otorga premios en este mundo o en el otro; también conviene distinguir, además, entre el virtuosismo religioso de los selectos y el de las masas. El virtuosismo religioso sólo tiene un valor ejemplar para la vida cotidiana; sus exigencias representan un desiderátum pero no son decisivas para la ética de cada día. La relación de ambas es distinta según las diferentes religiones. (…)

El despliegue de la mentalidad capitalista, Max Weber.

cropped-la-foto-1.jpg

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 29 seguidores