Tolstoi Fan Club

enero 25, 2019 § Deja un comentario

Las descripciones e ideas de Tolstoi sobre la condición humana son alucinantes, quiero leerle todo el tiempo.

“¡Qué criatura lastimosa y desdichada es el hombre, con su necesidad de decisiones positivas, arrojado en ese océano eternamente cambiante e infinito del bien y del mal, de hechos, de consideraciones y de contradicciones! Durante siglos los hombres han luchado y se han afanado por separar el bien del mal. Pasan los siglos, pero si una mente imparcial pesa cualquier cosa en la balanza del bien y del mal, debe reconocer que los platillos no oscilan, pues en cada uno de ellos hay tanto bien como mal. ¡Si al menos el hombre aprendiera a no juzgar, a no pensar en términos netos y positivos, a no dar respuesta a preguntas que únicamente se le formulan porque son irresolubles! ¡Si al menos comprendiera que toda idea es mendaz y al mismo tiempo justa! Mendaz por la unilateralidad, por la imposibilidad del hombre de abrazar toda la verdad, y justa en cuanto expresión de un aspecto de las aspiraciones humanas. Se han hecho subdivisiones en ese caos eternamente cambiante, infinito y siempre revuelto del bien y del mal; se han trazado líneas imaginarias en ese mar y se piensa que se puede dividir así. ¡Como si desde otro punto de vista completamente distinto, desde otro plano, no pudieran establecerse millones de subdivisiones diferentes! Es cierto que esas nuevas subdivisiones se han ido elaborando durante siglos, pero muchos siglos han pasado y millones están aún por pasar. La civilización es un bien; la barbarie, un mal. La libertad es un bien; la esclavitud, un mal. Ese conocimiento imaginario destruye las instintivas, sacrosantas y primigenias exigencias de bien que hay en la naturaleza humana. ¿Quién puede definir qué es la libertad, el despotismo, la civilización, la barbarie? ¿Y dónde están las fronteras entre una noción y otra? ¿En qué alma la medida del bien y del mal es tan inmutable que le permita medir los hechos, tan huidizos y confusos? ¿Quién tiene una inteligencia tan poderosa que pueda abarcar siquiera todos los hechos del inmóvil pasado y sopesarlos? ¿Quién conoce una situación en la que no estén presentes al mismo tiempo el bien y el mal? Y, cuando me parece que uno se encuentra en mayor medida que el otro, ¿cómo puedo saber que esa percepción no se debe a que mi punto vista es incorrecto? ¿Quién está en condiciones, aunque sea por un solo instante, de desligarse por completo de la vida, mediante la fuerza del intelecto, para poder contemplarla con independencia desde lo alto? Sólo tenemos una guía infalible, el Espíritu Universal, que penetra en todos conjuntamente y en cada uno por separado, insuflando en todos la aspiración de lo que debe ser; es el mismo espíritu que ordena el árbol crecer hacia el sol, a la flor arrojar semillas en otoño y a nosotros estrecharnos espontáneamente unos a otros.”
De las memorias del Príncipe D. Nejliúdov. Lucerna , Lev Tolstói

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Tolstoi Fan Club en la magia bruta.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: