julio 6, 2016 § Deja un comentario

Amo el momento del día en que los perros ya están cenados y listos para descansar. Les miro desde la ventana y veo cómo juegan y retozan con la luz del atardecer del verano. Corre la brisilla y  me parece que son muy felices.

Lo único que me preocupa cada vez que tengo que salir a tocar, es separarme de ellos y  nuestro gato. Si algún día tengo hijos no sé cómo voy a gestionar eso -si es que algún día tengo hijos y sigo dando conciertos-.

20131112_125815

Fotos de octubre de 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo en la magia bruta.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: