El rayo que no cesa

marzo 21, 2013 § Deja un comentario

manorafaelAntes de cumplir los 31, Miguel Hernández ya había escrito El rayo que no cesa.
Cuando lees estos poemas, ardes por dentro y te dan ganas de que arda el mundo entero también.

¿No será este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal más fresco se marchita?

¿No cesará esta terca estalactita
de cultivar sus duras cabelleras
como espadas rígidas y hogueras
hacia mi corazón que muge y grita?

Este rayo ni cesa ni se agota:
de mí mismo tomó su procedencia
y ejercita en mí mismo sus furores.

Esta obstinda piedra de mí brota
y sobre mí dirige la insistencia
de sus lluviosos rayos destructores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El rayo que no cesa en la magia bruta.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: